lunes, 13 de marzo de 2017

LOS AMORES PERDIDOS - Miguel de León





SINOPSIS:


Los amores perdidos es la historia de los jóvenes Arturo Quíner y Alejandra Minéo, de su relación imposible y de lo que tuvieron que sacrificar por ella. Y de dos familias, los Quíner y los Bernal, enemigas eternas. Y es también la historia de un pueblo canario, El Terrero, de héroes anónimos y caciques ambiciosos, donde las pasiones son arrebatadas, los secretos se desvelan entre susurros y las venganzas se cobran con sangre.

Los amores perdidos es el poderío de Dolores Bernal, la matriarca despótica que controla el pueblo con mano de hierro; la bondad de Alfonso Santos, el honorable y firme médico que conoce el punto débil de todos sus vecinos; el valor de Rita Cortés, la chica rebelde y excesiva, que huye a la Península para encontrar algo muy diferente a lo que esperaba; o la tenacidad de Ismael Quíner, el noble enamorado que lo ofrecerá todo por la supervivencia de su estirpe.


Los amores perdidos es un épico y colosal tapiz tejido con estas y otras muchas historias, que afectarán a la pasión de Arturo y Alejandra a lo largo de los años y que les llevará del Terrero a Nueva York, del enamoramiento al desencanto, de la separación al reencuentro para finalmente enfrentarse a un destino incierto.


MI OPINIÓN:

He tenido que volver a recurrir a mi bibliotecaria de referencia para encontrar esta novela. No me sonaba que tuviese en casa ninguna novela que transcurriera en una isla, así que me acerqué a la biblioteca para que ella me aconsejase. La verdad es que se parte cuando le hago este tipo de preguntas y como en la vez pasada, me preguntó que en qué lío me había vuelto a meter.

Pobre mujer, tiene una paciencia conmigo que no es normal, porque cuando me apunté a la Yincana Histórica, le llevé la plantilla para que me buscase libros que encajaran, pero aunque si que me llevé algunos, al final me dio pereza reseñarlos y me tuve que callar que al final mi participación fue nula. Ahora que me veo más animado, porque he dejado el trabajo, creo que le voy a dar mucho la brasa.

Aunque me habló de un autor canario que por lo visto está teniendo bastante éxito porque debe ser muy bueno, cuando me enseñó este otro libro y me contó que siendo una primera novela de un escritor casi desconocido preferí decantarme por esta, que siempre viene bien dar un poco de apoyo a los que empiezan.

Para empezar, quiero destacar que he disfrutado de esta novela como hacía tiempo que no me pasaba. Es un novelón de los gordos y quiero decirlo de antemano.

La novela comienza cuando Arturo Quiner recibe la carta de Alejandra Mineo, su mujer, solicitándole el divorcio desde Nueva York, ciudad en la que reside mientras él lo hace en el Terrero, el pequeño pueblecito canario del que son naturales. Él, aunque se duele, no parece que se sorprenda, pero digamos que esta novela empieza por el final y para conocer qué motivos han llevado a Alejandra a tomar esta decisión, primero hay que leerse toda la novela.



 Digamos que no fue precisamente un arranque de los que me emocionan, porque yo andaba buscando una novela en la que hubiese crímenes, no una historia romántica. Pero si mi bibliotecaria me pidió que la leyese y más conociendo mis gustos, no me iba a venir abajo tan pronto, así que continué y parece que cantaron bingo, porque enseguida me encontré con que alguien pretende matar a Arturo Quiner arrojándole por las escaleras de su casa. Entonces sí que si que arranca una historia fascinante, que transcurre durante varias décadas y junta a varias generaciones de miembros de dos familias: Los Quiner y los Bernal, enemigos íntimos, que harán nuestras delicias.

La novela se divide en tres partes: en la primera conoceremos a los personajes y su entorno, todos muy buenos porque están muy bien descritos. Además, debería decir aquí que se trata de una novela coral, por lo que hay distintos protagonistas. En la segunda, el autor se centra casi exclusivamente en la vida del matrimonio formado por Arturo y Alejandra y su historia de amor desde sus orígenes. En la tercera parte nos encontramos con el desenlace.


He de decir que además de los escenarios, que podrían considerarse un personaje más porque tienen mucha relevancia en la trama (aunque casi toda la obra se desarrolla en El Terrero, un pueblecito canario de donde son originarios la mayor parte de los personajes que aparecen en la novela, también hay una parte de la historia que se desarrolla en Madrid y Nueva York), la clave fundamental por la que me ha gustado tanto esta novela está en los personajes. De verdad, son para llorar de emoción, porque son fuertes y transmiten muchos sentimientos en el lector, desde el rechazo más profundo hasta la ternura, pasando por todos los estados. Tengo que admitir que Dolores Bernal me cautivó desde las primeras páginas. ¡Madre mía, qué bicha! Como dicen mis colegas, parece que pertenezca a la escuela de Chicago. Sin embargo, llega un momento en que la coges hasta cariño ¿os lo podéis creer?..

                      

La razón es muy sencilla, el escritor escribe de maravilla, es detallista y minucioso y la novela está llevada con un ritmo que permite reposar y retomar cada historia prestando todo tipo de atención a cada decisión que se toma, a cada consecuencia, porque no dejan de pasar cosas.

En definitiva, creo que no deberíais perderos esta novela, porque en ella encontraréis todo lo que podéis pedirle a un buen libro. ¿He dicho buen libro? Perdonarme, ¡es un novelón sin contemplaciones!.

Ademas he aprovechado para ilustrar la reseña con unas fotos que tome en mi último viaje a Canarias, concretamente en las Cañadas del Teide, que me quedaron chulas.
Esta reseña participa en la Yincana Criminal 2017 en el apartado “La acción transcurre en una isla”.

                                

9 comentarios:

  1. Hola Nacho, una bonita reseña la que nos traes hoy. Esta novela aun no la he leído, aunque la tengo en digital en mi ordenador, pendiente y es que últimamente no tengo tiempo ni para respirar. pero creo que la voy a colar. Besos

    ResponderEliminar
  2. Leí esta novela hace unos meses y fue de lo mejorcito del año, así que te alabo el gusto y estoy totalmente de acuerdo contigo. Además, me has dado una pista para rellenar este casillero, porque la tengo sin reseñar.

    Un beso.

    ResponderEliminar
  3. Yo la leí en Febrero y me encantó, también la reseñe en su momento, aunque la verdad no se me había ocurrido que podía servirme para la Yincana. Besinos.

    ResponderEliminar
  4. Me ha gustado mucho tu reseña y me ha hecho que me hayan entrado ganas de leerlo y me lo apunto para el que transcurre en una isla, besotes

    ResponderEliminar
  5. Lo fuerte es que tengo esta novela esperando en la estantería. La compré de segunda mano a buen precio porque me atrajo mucho la portada, y las buenas críticas que había leído de ella. Sabía que era una novela de personajes, que abarcaba distintas generaciones, pero no sabía yo tampoco que podía servirnos para la yincana.
    Me ha hecho gracia lo de tu bibliotecaria. Tuve la suerte de trabajar en una biblioteca pública durante varios meses y era agradable recomendar libros y que se fiaran de tu criterio.
    Besos.

    ResponderEliminar
  6. No conocía este libro y tiene buena pinta. Las fotos me encantan, especialmente la última. Ya verás, aunque la Yincana Histórica no nos haya salido bien (yo la abandoné casi al empezar), en esta nos va a ir de maravilla. :)

    ResponderEliminar
  7. He visto muy buenas reseñas de esta novela, aunque de momento no creo que tenga tiempo para ponerme con ella, la tendré en cuenta :)
    Besos!

    ResponderEliminar
  8. Conocí esta novela a través de una bloguera y la tengo apuntada desde entonces para hacerme con ella.

    ResponderEliminar
  9. A mí esta movela me encató al mismo tiempo que me sorprendió. Seguiré leyendo a este autor.

    ResponderEliminar